El secreto está en el experimento

La autoimagen se transforma, ya sea para bien o para mal, no sólo por la acción del intelecto, sino por la “experimentación”.

Conscientemente o no, el individuo va formando su autoimagen a partir de la experiencia creadora que ha vivido en el pasado.

Tu te conviertes en lo que piensas…

En su poder también está cambiarla por el mismo método. No es un niño a quien se le ha enseñado mucho sobre el amor, sino

que aquél que lo ha ejercitado es el que habrá de convertirse en un adulto sano, feliz y bien adaptado.

Nuestro actual estado de autoconfianza y equilibrio es el resultado de lo que hemos experimentado, no de lo que hemos aprendido intelectualmente. Además, la psicología de la autoimagen salva los abismos y resuelve los aparentes conflictos entre los diversos métodos terapéuticos que en la actualidad se emplean. Proporciona un denominador común para el consejo directo e indirecto, la psicología clínica, el psicoanálisis, e incluso la autosugestión. Todos ellos, de una manera u otra, emplean la experiencia creadora para cultivar una autoimagen mejor. Sean cuales fueren las teorías, eso es lo que realmente acontece, por ejemplo, en la “situación terapéutica” empleada por la escuela psicoanalítica: el analista jamás critica, desaprueba o moraliza, ni en ningún momento se escandaliza cuando el paciente vierte ante él sus temores, sus vergüenzas, sus sentimientos de culpa y sus “malos pensamientos”. Tal vez por primera ocasión en su vida el enfermo experimenta ser aceptado como ser humano, siente que posee cierto valor y dignidad, comienza a aceptarse a sí mismo y a concebirse de una manera totalmente distinta.

“Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro miedo más profundo es que somos poderosos sin medida. Es nuestra luz, no nuestra oscuridad lo que más nos asusta. Nos preguntamos ¿Quién soy yo para ser brillante, hermoso, talentoso y fabuloso? En realidad, ¿Quién eres tú para no serlo? Jugar a ser pequeño no le sirve al mundo. No hay nada iluminador en encogerse para que otras personas no se sientan inseguras a tu alrededor. Todos estamos destinados a brillar, como hacen los niños. Nacimos para manifestar la gloria del Universo que está dentro de nosotros.

No está solamente en algunos de nosotros, sino que está en todos nosotros. Y cuando permitimos que nuestra luz brille, inconscientemente estamos permitiendo que otras personas hagan lo mismo. Y al liberarnos de nuestro propio miedo, nuestra presencia automáticamente libera a los demás”,

Marianne Williamson

Te dejo aquí nuestras redes sociales:

FACEBOOK

https://facebook.com/empresariodealtorendimiento/

YOUTUBE

https://www.youtube.com/channel/UC_33zoEtRTOBHVbZZhU5eFg

WHATSAPP AQUI TE MANDARÁ CON UN COACH DE NEGOCIOS

http://bit.ly/BlogEmpresario

Share This